Buscar

TRATADO TEOLÓGICO SOBRE LA FINAL DE LA COPA DE EUROPA

El humor como arma argumentativa que conduce las reflexiones de los filósofos, tal como expreso Freud, hacia la paranoia.

"El hombre no es por naturaleza malo ni bueno, simplemente es, el creyente ya es otra cosa" con esta frase el cardenal Morenote da comienzo a su magnifico tratado teológico sobre la final de la copa de Europa. El libro guarda un cierto paralelismo con La Metafísica de E.S. Púber siendo fiel a las definiciones de E.R. Martín sobre las líneas paralelas entre el cerebro del varón fanático del fútbol y una cascara de plátano.

¿ Por qué perdió Francia en cuartos de final, contradiciendo las palabras de Monseñor Morirte, cardenal-arzobispo de París, que auguraban la victoria final del equipo? "Dios lo quiere (dijo)". Con esta pregunta da entrada, el teologo, al capitulo VI "¿ Acaso debemos replantearnos la teología o buscar las causas internas del error?" El autor, lógicamente, apuesta por esto segundo. "Francia - prosigue- según U.R. Murtón es un país cada vez más laico. Ha roto con todas sus tradicciones religiosas, y esto ha sido la causa de su debacle futbolística". Morenote no está de acuerdo con esta postura puesto que España, amparada por Nuestra Señora del Carmen, no llegó a clasificarse para jugar la segunda ronda. El estudio debe derivar hacia el campo de la filosofía. Según Berkuin (s. XX d.C.) "el hombre es un ser desequilibrado emocionalmente por E.S. en cambio el religioso escapa a este desequilibramiento (¿por qué será?)" ¿qué pasó para llegar hasta donde hemos llegado? Los pasos anda hacia una serie de pensadores históricos Maquiavélio, Karl Marx, Nietschez y Freud, entre otros muchos, el sentimiento divino dejo de tener efecto sobre el hombre. Y como éste debía enfocar su desequilibrio hacia algo, aquel se materializó en los campos de juego. En el último capitulo ¿Dónde estaba Dios? Por fin, después de una brillante descripción, en los capitulos VII, IX y X, del fenomeno del balonpie desde finales del siglo XIX a principios del XXI , Morenote, apoyandose en unas estadisticas de juego, termina llegando a la conclusión de que Dios, forofo de este deporte, paradojicamente es indiferente al modo del juego del equipo y a la vez difiere sobre el desarrollo de cada encuentro (¿devenir o no devenir?)

Francisco J. García Carbonell

21 vistas

RRPP / T 914.123.456 / F 914.123.456 / info@misitio.com / © 2023 por RRPP.  Creado con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now